Cookies

Al utilizar este sitio web, acepta automáticamente los cookies que utilizamos ¿Para qué?

Aceptar

Cesta

Su cesta está vacía
Ir a comprar

Proceder al pago

¿Qué es el CBD?

La guía completa de Kiara Naturals

La planta de cannabis, una de las más estudiadas del mundo por su rica y creciente importancia médica, contiene más de 400 compuestos naturales, entre los que se encuentran los cannabinoides, los compuestos químicos activos que le confieren sus numerosas propiedades medicinales. El cannabidiol (CBD) es el segundo cannabinoide más abundante en la planta de cannabis después del tetrahidrocannabinol (THC), el cannabinoide responsable de producir la sensación de “euforia”.

El CBD ofrece un amplio abanico de propiedades curativas, sin el efecto psicoactivo del THC. Se ha reconocido su uso en el tratamiento de numerosas patologías, como la inflamación, el autismo, la epilepsia, el dolor crónico, el estrés y el TDA/TDAH, entre otras.

El hecho de que el CBD no produzca efectos psicoactivos y de que sus efectos secundarios sean a menudo más leves y tolerables que los que acompañan a los medicamentos químicos convencionales, lo convierte en un tratamiento cada vez más atractivo para muchos pacientes.

¿Cómo se obtiene el CBD?

  • El cannabidiol puede extraerse del cáñamo o de la marihuana, dos variedades diferentes de la planta del cannabis. El cáñamo se refiere a las plantas de cannabis que contienen menos del 0,3 por ciento de THC, mientras que la marihuana hace referencia a las plantas de cannabis que contienen más del 0,3 por ciento de THC. Todos los productos de CBD, independientemente de la variedad de la planta de cannabis de la que se extraigan, deben tener menos del 0,3 por ciento de THC, por lo que no producirán un efecto psicoactivo. Sin embargo, la mayoría de los productos de CBD provienen de plantas de cáñamo debido a sus niveles naturalmente bajos de THC y a la legalidad de su cultivo.Tras cultivar y cosechar la planta de cannabis, el CBD puede extraerse a través de diferentes métodos, cada uno de ellos con sus propios beneficios y procesos.
    • Extracción en aceite de oliva: la extracción en aceite de oliva la suelen realizar los usuarios particulares, ya que da lugar a un reducido volumen de CBD, que no resulta práctico para la producción a escala. El cáñamo se muele finamente, se calienta solo y luego se vuelve a calentar en aceite de oliva, proceso mediante el cual los compuestos se extraen en el aceite. 
    • Extracción en etanol: el etanol, un alcohol simple apto para beber y utilizado como disolvente químico para sintetizar compuestos orgánicos, ofrece la forma más completa de extracción. Es un disolvente excelente capaz de extraer casi todos los componentes activos de la planta. Para ello, el cáñamo se sumerge en un alto porcentaje de etanol y luego se calienta durante un tiempo prolongado para evaporar todo el alcohol del producto final. Este proceso provoca la pérdida de los terpenos activos, que son los compuestos orgánicos responsables del aroma único de cada planta de cannabis.
    • Extracción por dióxido de carbono: la extracción mediante CO2 es conocida porque mantiene un elevado porcentaje de terpenos, ya que requiere menos calor. Esto significa que el producto final será más aromático que los extractos en etanol. La extracción con CO2 es muy precisa, y se utiliza para conseguir una gran precisión en la cantidad y proporción de los componentes activos. Esta forma de extracción utiliza dióxido de carbono para separar el aceite de CBD del material vegetal. Para ello, se utilizan una serie de cámaras presurizadas y bombas que exponen el CO2 a una alta presión y a temperaturas muy bajas, lo que da como resultado un aceite que contiene altas concentraciones de CBD. 

    Extracción por ultrasonidos: el método de extracción por ultrasonidos es el que menor procesamiento implica, ya que no requiere calor. El producto final tendrá el sabor y el olor más fuertes de todos los métodos de extracción, lo que indica un alto nivel de terpenos aromáticos que tiene una serie de beneficios medicinales, dependiendo de la cepa de cannabis empleada. Con la extracción por ultrasonidos, una mezcla de cannabis y disolvente se somete a una serie de ondas de ultrasonido de alta potencia y baja frecuencia.

¿Qué es el CBD de espectro completo?

Además de poder extraerse por distintos métodos, el CBD también puede elaborarse a partir de distintos compuestos de la planta del cannabis y así obtener productos con distintos fines y propiedades. Los tres compuestos de la planta del cannabis son los cannabinoides (entre ellos el CBD y el THC), los terpenos, que influyen en el aroma de la planta y tienen efectos terapéuticos, y los flavonoides, que también poseen efectos terapéuticos.

  • El aceite de espectro completo incluye una pequeña cantidad de cada uno de estos compuestos, incluido el THC (menos del 0,3 %). Al interactuar entre sí, los compuestos producen lo que se conoce como “efecto séquito”, que aumenta el efecto terapéutico general de la planta. Además, el THC que se encuentra en los productos de espectro completo puede aumentar los beneficios antiinflamatorios y analgésicos del CBD, sin producir la sensación de intoxicación
  • El CBD de espectro amplio incluye todos los componentes, excepto el THC, de modo que sigue produciendo el efecto séquito

El aislado de CBD es CBD puro, sin otros cannabinoides, terpenos o flavonoides. Es transparente, y casi no tiene efectos secundarios, sabor ni olor. Se recomienda para los pacientes que no desean que haya rastro alguno de THC o aroma a cannabis en sus productos, y es muy beneficioso para las personas que sufren de ansiedad y dolores de cabeza

¿Cuál es la concentración recomendada de CBD?

Los productos de cannabidiol se presentan con distintas concentraciones de CBD, y en función de la persona y la afección que se trate, se recomendará una u otra.

  • La concentración estándar es del 20 % y proporciona 10 mg de CBD por cada gota de aceite
  • La concentración del 30 % ofrece mayores efectos y se recomienda para el tratamiento específico de determinadas dolencias 

La dosis de CBD adecuada oscila entre 20 y 200 miligramos al día y dependerá de quién la tome, ya que cada cuerpo responde de forma única. Se recomienda empezar con una gota bajo la lengua dos veces al día, y aumentar la dosis según sea necesario hasta experimentar alivio.

¿Qué efecto tiene el CBD en el organismo?

Cuando el cannabidiol se utiliza en sus distintas formas, tiene efectos en nuestro organismo al interactuar con el sistema endocannabinoide (ECS).

El sistema endocannabinoide es un complejo mecanismo presente en el organismo independientemente de que se consuma cannabis o no. Aunque aún se está investigando cómo funciona el SEC, se sabe que participa en el mantenimiento de la homeostasis del cuerpo, es decir, el equilibrio y la estabilidad internos. Cuando algo altera la homeostasis del cuerpo, como una lesión o una enfermedad, el SCE ayuda al organismo a volver a la normalidad.

Si bien los expertos siguen sin poder precisar cómo interactúa el CBD con el sistema endocannabinoide, se ha demostrado que potencia sus efectos. Aunque todavía no se conoce con exactitud el proceso, los estudios demuestran que el CBD podría mejorar la inflamación, el dolor, el sueño y otras muchas funciones reguladas por el sistema endocannabinoide.

¿Cuáles son los usos habituales del CBD?

Durante las últimas décadas se han realizado multitud de estudios en los que se ha analizado el efecto del CBD sobre diversas patologías, desde el dolor hasta la ansiedad. Las investigaciones acerca de los efectos y la forma de actuar del CBD están en continuo crecimiento, y dan lugar a interesantes hallazgos relacionados con la salud física, mental y emocional.

Alivio del dolor: El uso del cannabidiol para tratar el dolor crónico se remonta a hace miles de años. Aún hoy, el alivio del dolor es uno de los motivos principales para el uso del cannabis medicinal en los Estados Unidos. El CBD ayuda a regular la actividad del sistema nervioso, a la vez que bloquea los agentes promotores del dolor en el cerebro, y estimula el sistema inmunológico para reducir la inflamación.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6222489/

Cuidado de la piel: El CBD, aplicado sobre la piel en forma de pomada, puede reducir significativamente el acné. Una de las causas del acné es la inflamación subyacente, y la sobreproducción de una secreción grasa producida por la piel, llamada sebo. Estudios recientes muestran que el aceite de CBD puede servir como tratamiento del acné gracias a sus propiedades antiinflamatorias y a su capacidad para reducir la producción de sebo. Además, se ha demostrado que el CBD alivia la psoriasis y reduce las cicatrices.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4151231/

Concentración: el CBD reduce eficazmente muchos de los factores que dificultan la concentración, como el dolor, la ansiedad y el sueño, y, por lo tanto, ayuda a mejorarla de forma natural. Los estudios acerca de los efectos adicionales del CBD sobre la concentración son de momento anecdóticos, pero los resultados son prometedores. Un estudio de 2017 sobre adultos con TDAH demostró que una combinación de CBD y THC permitió reducir los síntomas relacionados con el TDAH.
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28576350/

Ansiedad: El CBD permite aliviar el estrés y la ansiedad al estimular la regeneración neuronal y regular el sistema endocannabinoide, que se desregula en momentos de estrés.

El CBD también se une a los receptores de serotonina, concretamente al receptor 5-HT1A, responsable de los trastornos de ansiedad. Varios estudios han demostrado que el aceite de CBD es muy eficaz en el tratamiento de la ansiedad, la depresión y el estrés de diversas formas beneficiosas.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26341731/

Inflamación: el CBD demuestra tener potencial como potente antiinflamatorio y no presenta los efectos secundarios de los medicamentos sintéticos. Reduce la inflamación a través de varios mecanismos de acción y representa un potencial y eficaz tratamiento para una serie de dolencias que se caracterizan por la inflamación, como la artritis y la esclerosis múltiple.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2828614/

Cáncer: el CBD puede ser extremadamente beneficioso para bloquear el crecimiento de tumores, y también puede resultar útil en el tratamiento de ciertos tipos de cánceres cuyo origen es la inflamación crónica. En estos casos, el CBD puede inhibir directamente el crecimiento del tumor o suprimir la inflamación y el crecimiento de los vasos sanguíneos que ayudan a que el tumor se mantenga. De hecho, el Instituto Nacional del Cáncer menciona el CBD como tratamiento para reducir los efectos secundarios comunes de la quimioterapia, como el dolor, los vómitos y la falta de apetito.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6928757/

Sueño: el cannabidiol puede ayudarnos a dormir mejor al aliviar algunas de las causas fundamentales del insomnio, como el dolor y la ansiedad. Sin embargo, el CBD ofrece otros beneficios en el tratamiento de los trastornos del sueño por su interacción con el sistema endocannabinoide, que interviene en la regulación del ciclo circadiano de sueño y vigilia, incluido el mantenimiento de un descanso adecuado. En algunos estudios piloto se han obtenido resultados prometedores de los efectos del CBD sobre el sueño y el cansancio.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5101100/

Recuperación: la función principal del CBD en la recuperación es reducir la inflamación. Aunque la inflamación es parte integral de la reparación, reparación y adaptación del daño muscular provocado por el ejercicio, una inflamación excesiva puede llegar a prolongar el dolor muscular y a retrasar la recuperación funcional. Es importante reducir la inflamación para limitar el daño ocasionado a los músculos, las articulaciones y los tejidos cercanos. El CBD permite reducir la inflamación y el dolor, disminuir la tensión y acelerar el proceso de recuperación del cuerpo después de una lesión o un entrenamiento intenso.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8369499/

100% orgánico

Elaborado en Suiza

Uso profesional en clínicas

Fabricado en instalaciones certificadas por la GMP y la FDA

Analizado en un laboratorio externo acreditado

60 días de garantía de devolución del dinero